top of page
  • cmezamontoya

¿Cómo enfrentar un conversación difícil en el trabajo?

Las conversaciones difíciles en el trabajo pueden ser incómodas y estresantes, pero

son una parte inevitable de la vida laboral. Ya sea que esté abordando un problema

con un colega, un cliente insatisfecho o un superior, hay algunas estrategias que

puede utilizar para manejar la situación de manera efectiva.

1. Prepárate: Antes de tener la conversación, asegúrate de estar preparado. Piensa en

lo que quieres decir y cómo lo vas a decir. Si es posible, practica la conversación con

un amigo o colega de confianza. También es importante tener en cuenta el contexto de

la conversación y cualquier información relevante que pueda ayudarte a abordar el

problema.

2. Mantén la calma: Es importante mantener la calma durante la conversación, incluso

si la otra persona se pone emocional o agresiva. Si te sientes abrumado, toma un

momento para respirar profundamente y recuerda tus objetivos para la conversación.

Mantén un tono devoz tranquilo y respetuoso, y evita responder con agresividad o

sarcasmo.

3. Escucha activamente: Escuchar activamente es una habilidad importante en

cualquier conversación difícil. Asegúrate de prestar atención a lo que la otra persona

está diciendo y trata de entender su perspectiva. Haz preguntas para aclarar cualquier

malentendido y repite lo que has entendido para asegurarte de que estás en la misma

página.

4. Sé claro y directo: Cuando estés listo para abordar el problema, sé claro y directo en

tu comunicación. Usa declaraciones "yo" en lugar de "tú" para evitar que la otra

persona se sienta atacada. Por ejemplo, en lugar de decir "tú siempre haces esto mal",

di "yo me siento frustrado cuando esto no se hace correctamente". Sé específico en

tus comentarios y ofrece soluciones concretas si es posible.

5. Busca una solución: El objetivo de cualquier conversación difícil debe ser encontrar

una solución que funcione para ambas partes. Trata de ser creativo y flexible en tu

enfoque para encontrar una solución que satisfaga a ambas partes. Si no puedes

llegar a un acuerdo, considera la posibilidad de buscar la ayuda de un tercero

imparcial, como un mediador o un supervisor.

6. Sigue adelante: Una vez que hayas tenido la conversación difícil y hayas llegado a

una solución, es importante seguir adelante. No te quedes atascado en el problema o

en la conversación difícil. En lugar de eso, enfócate en cómo puedes trabajar juntos de

manera efectiva en el futuro.

En resumen, manejar una conversación difícil en el trabajo puede ser desafiante, pero

con la preparación adecuada, la calma y la comunicación clara, puedes abordar el

problema de manera efectiva. Escucha activamente, sé claro y directo, busca una

solución y sigue adelante para mantener una relación de trabajo saludable y

productiva.


7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page